La Página de Rafael Rattia - Ensayo crítico de imaginación
 
Ensayo crítico de imaginación
=> ¡Dialéctica de la razón sectaria!
Contacto
NUEVO LIBRO DE RAFAEL RATTIA
UN POEMA DE RAFAEL RATTIA
Libro de visitantes
¡La eterna gratitud!
Homenaje a Abraham Salloum Bitar
¡Necrofilia Literaria!
¡La crítica y la pseudocrítica!
¡La lectura y los días!
Un nuevo poema de Rafael Rattia
¡El poema como forma de vida!
La genuflexión del intelectual venezolano
Educastración y adoctrinamiento partididocrático
Publican libro de Ensayo Filosófico de Rafael Rattia
RAMONETTA GREGORI EN SU POESÍA
Lista top
Para que no regrese Joseph Goebbels
¡Retórica de la vacuidad!
La quiebra de la sintaxis del poder

 

La memoria como palimpsesto
 
Rafael Rattia*
 
 
De todos los animales que integran la escala zoológica, homo ludens es el único que recuerda y recrea su recuerdo para olvidar y volver a recuperar su olvido a través de los signos verbales. La especie sapiens es una especie grafemática. El hombre es el único animal que piensa sobre lo que piensa, que piensa el pensamiento; reflexiona sobre su propia reflexión, problematiza su existencia complejizándola hasta límites exasperantes. Como dice Gilles Deleuze, es una máquina territorial secretora de pulsiones mnémicas. Él mismo es una metáfora que se escribe y desescribe en forma continua e infinita. Se dice que soñamos para olvidar, es decir para no enloquecer; pues demasiado tiempo sin dormir nos colocaría literalmente al borde del suicidio. He aquí cuando la poesía aparece como una terapéutica, es decir, la poesía como acto creador nos limpia catárticamente de las impurezas que absorbemos del comercio cotidiano con lo real. El acto de gestación del poema es balsámicamente salufístero. Algo en nosotros nos abandona al momento de concebir una imagen metafórica, un tropos o un metálogo.  El primer pitecántropo que se puso a cantar a las puertas de las cavernas debió haberse quedado en estado de estupefacción al verse descubierto ante esa realidad única y por lo demás maravillosa. Si la concepción de la anécdota causa asombro en el escritor al momento en que emerge a la superficie de su imaginación; qué inconcebibles mutaciones no producirá el poema en la sensibilidad del lector la imagen poética, exacta, sonora, definitiva del verso único y eterno en quien lo lee.
Gracias a la moldeable plasticidad de la palabra la memoria anterior al devenir funda su horizonte y se grafica en forma de relato o se dice en el poema. La memoria tacha con el olvido pero recupera con el recuerdo lo que considera digno de rescatar para la posteridad. Por la memoria se puede ir a los abismos insoportables del infierno y por ella, igualmente, se puede acceder a las puertas de los topos uranos. La memoria es fiel y traicionera; salva y te pierde para siempre en los laberínticos vericuetos de su ingobernable geografía. Es por la memoria que el pasado adquiere ese aire de frescura y presente que proyecta sus luminosos rayos sobre el incierto porvenir. Es por ella, o mejor dicho, gracias a ella que la especie humana puede re-escribir su historia modificando la versión original y volver a las facticidades originarias de lo que conocemos con el manoseado nombre de lo real. La memoria nunca tiene un testigo único pues la realidad siempre es hechura de legiones de individuos agrupados o no en comunidades y cohesionados por sentimientos más o menos gregarios. Lo social es plural por antonomasia y el recuerdo del pasado es interpretación, esto es subjetividad; aproximación a hechos “irrepetibles”. En el falibilista proceso de recuperación del pasado por la memoria siempre –es inevitable- queda algo por fuera, irremediablemente “perdido”, imposible de ser aprehendido por nuestras facultades intelectivas o por nuestra intuición sensitiva.
El proceso de apropiación subjetiva de datos simbólicos y socio-representacionales por parte del sujeto creador (poiesis) tiene en el despliegue de la memoria un fundamento insoslayable, pues el no uso de las facultades mnemotécnicas (pulsiones mnémicas) garantiza la comisión del error como repetición; es decir la conversión del hombre en animal tautológico. 
Hoy habia 1 visitantes (8 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis